Estrés, trabajo, vida social agitada y exposición continua a los dispositivos móviles, son algunos de los motivos por los cuales las personas duermen menos. Aunque a simple vista parece una situación que se puede controlar, las consecuencias pueden ser graves.

Por ejemplo, el riesgo de cáncer aumenta. Así lo dio a conocer un estudio publicado por  Mathew Wlker, un experto en neurociencia de la universidad de Berkley.

“Sabemos que la falta de sueño impacta el sistema inmune. Así que, tras una sola noche de 4 o 5 horas de sueño, hay una reducción del 70% en las células anticancerígenas llamadas “células naturalmente asesinas”, explicó el científico.

También puedes leer: ¿Por qué deberías dormir del lado izquierdo? Estos son los 5 beneficios

El Instituto de Medicina del Sueño especifica algunas consecuencias a largo plazo “como la hiperalgesia o aumento de la percepción de dolor, los temblores, el envejecimiento precoz, el agotamiento, los trastornos gastrointestinales o el aumento de probabilidad de contraer infecciones por afectación del sistema inmunitario”.

Pero los efectos no son visibles solo en un periodo prolongado, “se ha demostrado que una noche sin dormir reduce la capacidad de asimilar conocimientos en casi un 40 por ciento. Además de las pérdidas de memoria y recuerdo, la persona se vuelve más lenta y menos precisa”, precisa la entidad.

Te puede interesar: Investigadores aseguran haber encontrado una cura para la calvicie

A lo anterior, se suma un aumento de peso, pues “si dormimos poco o mal se produce en nuestro organismo un aumento de resistencia a la insulina y debido a esto,  una tendencia al aumento de peso”, explicó Javier Albares, experto en temas de trastornos de sueño al diario El País. 

Asimismo, resaltó que en promedio un adulto debe dormir 8 horas, los adolescentes 9 horas, los niños entre 10 y 11 y las personas de la tercera edad entre 6 y 7 horas en la noche, las cuales deben ir acompañadas de una siesta diaria de media hora.