Un pastor en Zambia fue enterrado vivo porque, supuestamente, iba a resucitar al tercer día.

Los creyentes le hicieron caso y cavaron un hoyo no tan profundo para enterrarlo ahí.

Medios de comunicación grabaron el momento en que los ciudadanos abren el hueco.

Asimismo, aprovecharon para preguntarle al pastor por qué estaba tan seguro de que iba a resucitar después de estar enterrado vivo.

“Como Jesús, en la víspera de su asesinato por soldados romanos, doy las palabras a mis discípulos. Hagan esto en mi memoria”, explicó James Sakara a la cadena local Diamond TV.

 

 

Al tercer día, como al pastor lo pidió, lo sacaron, pero desafortunadamente la fe no fue insuficiente, pues murió asfixiado.

Aunque intentaron reanimarlo con “ejercicios espirituales”, no había nada que hacer.

Por la muerte del pastor al que enterraron vivo una persona se entregó ante la justicia, pero los otros dos, que ayudaron a cavar el hueco, huyeron.

Según la policía, al analizar la tumba determinaron que James Sakara intentó mover la tierra que lo tapaba para liberarse, esfuerzo que al final fue infructuoso.

 

 

Pastor fue enterrado vivo por sus feligreses: