Mía Khalifa conmovió a miles de personas en redes sociales al compartir un video en TikTok en el que aparece llorando desconsolada, tratando de pedir disculpas por la situación de una pequeña de 13 años.

La mujer de 28 años, recordada en la industria de cine para adultos, no pudo contener la tristeza al escuchar a esta niña diciendo que no usa sus lentes porque los hombres la comparan con Khalifa.

“No puedo usar mis anteojos porque los chicos de secundaria siguen diciendo que me parezco a Mia Khalifa con ellos, y eso me hace sentir incómoda”, Dice la usuaria @oreo_mlkshake en un video de TikTok.

El clip masivamente viral llamó la atención de muchas personas, incluida la propia Mia Khalifa, quien hizo un dueto con la usuaria y lloró mientras veía cómo se desarrollaba la historia de la joven.

“Lo siento mucho. Ya no los uso por esta razón”, escribió la celebridad.

Video de Mía Khalifa llorando por la niña de 13 años:

Aunque los admiradores de la modelo trataron de darle ánimos, ella se desahogó a través de su cuenta de Instagram diciendo:

Lo siento por todas las chicas que fueron cosificadas mientras crecían debido a esto. Me desgarra, merecían vivir en paz su inocencia”.

“Muy en el fondo sé que no soy la única responsable, pero la culpa es aplastante. Ojalá pudiera proteger a todas las niñas pequeñas de la mirada masculina, porque yo sé cómo me siento cuando los hombres me acosan en público, y me mata que otras chicas reciban el mismo abuso solo por parecerse a mí”, agregó.

De inmediato, Sarah Joe Chamoun (nombre real de la exactriz) recibió de diferentes maneras el respaldo de miles de personas.

Muchos están de acuerdo, creyendo que la culpa no es de Mia, sino de los hombres que sexualizaron a una niña de 13 años.

“Los amo chicos, demasiado. No sé qué decir, esto es muy bello”, escribió Khalifa por el siguiente video.

Personas expresan su apoyo a Mia Khalifa:


Vale la pena recordar que en junio de 2020, Khalifa hizo un petición pública para que Bangbros dejara de poner sus videos como si ella estuviera activa en la industria.

“Las amenazas de muerte son emocionalmente paralizantes, no me he sentido segura, incluso yendo sola a la tienda de comestibles en años”, dijo.

Además, la joven se ha dedicado a expresar críticas a los estándares de belleza de la sociedad, interpelando a que las mujeres acepten sus cuerpos.