De acuerdo a varias publicaciones, los jóvenes, quienes estaban bajo los efectos de las drogas, actuaban de manera anormal tras consumir una sustancia desconocida.

En las últimas horas muchas fueron las teorías que se crearon en torno a la emergencia que se presentó en Pereira, debido a que, durante una fiesta electrónica, alrededor de siete personas resultaron afectadas por consumir un supuesto tipo de alucinógeno que, según usuarios de redes, las hizo actuar como zombies.

No dejes de ver: Con este video, Hugo Ospina le pidió disculpas a Lina Tejeiro

La historia aseguraba que durante una fiesta, llevada a cabo el pasado sábado, varios jóvenes empezaron a actuar de manera extraña tras tener conductas agresivas como arrancarse el pelo y las uñas, golpearse contra las paredes o hasta intentarse quitar los ojos.

La información, que no detallaba lo sucedido, estaba acompañada por unas fotos de personas que lucían muy mal a causa de lo sucedido.

Inmediatamente las falsas cadenas de Whatsapp prendieron las alarmas con mensajes como este: “Todo el mundo empezó a vomitar, a darse contra las paredes (…) A todo el mundo drogaron dizque en la máquina de humo, yo no sé cómo fue, o en las bebidas les echaron una droga que no saben si era LSD líquido, Zombi o Drive.

Publicidad

El hecho se exageró tanto que algunos mensajes aseguraban que hubo hasta un muerto por la supuesta nueva droga sintética, traída desde los Estados Unidos.

Mira también: Nanis Ochoa se defiende tras grabar un vídeo en pleno accidente

Finalmente se comprobaron que las fotos eran reales y efectivamente pertenecían a una fiesta que se llevó a cabo en la capital de Risaralda, aunque varios de los mensajes en redes sociales no tiene validez alguna. Según una investigación de la Revista Semana, los afectados estaban bajo el efecto de un cóctel de drogas conformado por sustancias alucinógenas como LSD, Popper y 2CB, lo que causó el comportamiento violento en quienes la consumieron.

Las autoridades siguen investigando el hecho y lanzan una alarma por el creciente uso de este tipo de drogas en los jóvenes colombianos.