El estricto protocolo de la familia real británica no deja de llamar la atención y las estrictas reglas que impone la reina Isabel II son algo difíciles de cumplir.

Prueba de esto es lo que reveló a ‘The Mirror’ la antropologa Kate Fox, quien aseguró que Kate Middleton y Meghan Markle tienen prohibido decir 7 palabras desde que contrajeron matrimonio con los príncipes:

  1. Pardon (Perdón)

La palabra «perdón» está prohibida. En lugar de eso, deben decir «sorry» (lo siento).

  1. Toilet (Baño)

La palabra de origen francés también se evita, ya que los miembros de la familia real generalmente usan el término “loo”  para referirse al lavado.

  1. Fragance (Perfume)

Elogiar a alguien sobre cómo huele puede ser difícil si no puede usar la palabra perfume. En este este caso es “scent” (aroma), que se utiliza para un olor característico, especialmente uno que es agradable.

  1. Tea (Té)

Pese a que los ingleses aman tomar el té, en la corona británica no está tan bien visto entre sus miembros ese tipo de invitación. Según Fox, la palabra «té» también está prohibida, ya que es más educado invitar a la reina a cenar (supper).

Publicidad
  1. Lounge (salón)

Los palacios tienen muchas habitaciones, pero ninguna de ellas es simplemente un salón, sino que cada una de ella tiene un propósito: «sala de juegos», «sala de lectura», etc.

  1. Posh (Elegante)

La primera regla de ser elegante es nunca referirse a alguien, o a ti mismo, como ser elegante o con estilo. Tampoco lo deben usar cuando interactúan con la gente. Lo que se recomienda para la realeza es decir que la persona es “inteligente”.

  1. Dessert (Postre)

Cuando te invitan a uno de los palacios, lamentablemente no te servirán postres. En cambio, sí te servirán «pudding». Así se refieren los miembros de la familia real cuando hablan del plato dulce después de la comida salada.

Te puede interesar -> Las fotos ‘hot’ de Shakira que se filtraron en redes sociales y su desplante a Piqué

Además de estas extrañas prohibiciones, también hay otras normas que pueden resultar particulares para una familia común. Por ejemplo, en el Palacio de Buckingham nadie se va a dormir antes que la reina ya que se considera de lama educación. En otros casos, las damas nunca pueden sentarse con las piernas totalmente cruzadas, solo podrán hacerlo a la altura de las rodillas .