Nova era una husky muy bonita que por motivos de un viaje a Islandia tuvo que ser dejada en una guardería, por su dueña Kirsten Kinch, pero esta joven nunca se imaginó que a los tres días de su regreso le iban a devolver a su amada mascota muerta envuelta en una bola de cinta adhesiva.

El atroz hecho ocurrió en la guardería canina P&E Boarding Kennels, en Dublín, Irlanda. La joven aseguró que cuando llegó lo único que le dijeron es que los empleados del lugar habían encontrado al animal muerto un mañana rodeado de mucha sangre.

Cuando los encargados vieron la escena sangrienta, consultaron con el veterinario de la guardería, quien les aconsejó que debían recoger el cuerpo rápidamente y envolverlo herméticamente para no enfermar a las otras mascotas del lugar.

Te puede interesar: Gato le dio tremenda paliza a 7 perros que lo intentaron corretear

Kirsten no se explica cómo su perra murió de esa manera, ya que les había explicado a los cuidadores que Nova tenía problemas de colitis, una enfermedad inflamatoria intestinal, y que debían suministrarle esteroides, cosa que supuestamente hicieron.

«Era evidente que había tan poca atención y empatía en la forma en que había sido manejada y tratada desde que la había encontrado. No hay palabras para describir lo perturbador y traumático que fue llevarla al auto y llevarla a su casa en lo que parecía una forma completamente inhumana», dijo Kirsten al diario Metro.

El caso ocurrió el año pasado, pero hasta este miércoles Kinch lo denunció en sus redes sociales. Paddy Cullen, uno de los cuidadores de la guardería, dijo que su familia había recibido amenazas de muerte desde que la noticia de la muerte de Nova había llegado a las redes sociales.

No dejes de ver: Perro corrió y completó una de las maratones más difíciles del mundo