Un video de una cámara de seguridad en Turquía registró un extraño momento en el que una ‘pandilla’ de perros intenta atacar a un gato que se encontraba en unas escaleras, pero habilidosamente el felino los saca corriendo a todos.

Con un par de patadas voladoras y algunos aruñazos, el gato terminó expulsando de su zona a los cinco perros que se acercaron a él y a los otros dos que custodiaban unos metros atrás.

Como dice el dicho, “al que está quieto, se le deja quieto” y parece ser que estos perros aprendieron la lección: no molesten a un gato que descansa tranquilamente en unas escaleras.

El video se volvió viral y logró más de 30 mil reproducciones en pocas horas.