Cansado de que los transeúntes pisaran el césped de su antejardín, un hombre en Estados Unidos pensó en una forma ‘práctica’ de poner fin al problema.

“Les pedí amablemente todos los días que no se acercaran al césped, pero la gente seguía viniendo”, cuenta Thomas Lyons.

Como no acataban su llamado, el dueño de la propiedad instaló un sistema de detección de movimiento, el cual lanza un potente chorro de agua sobre el intruso y, además, le envía un molesto ruido de alarma.

En el siguiente video se puede observar cómo la gente pisaba el prado sin escrúpulos, incluso habían niños que jugaban con sus bicicletas.

Aunque para algunos parece desmedido, la mayoría de personas en redes sociales han aplaudido el método.

 

Excelente idea”, “bien hecho”, “siempre se debe respetar la propiedad privada”, fueron algunos de los comentarios en apoyo a la curiosa estrategia.

Sin embargo, para otros el sujeto está agrediendo a “niños que solo caminaban hacia el colegio” y algunos se pregunta: “¿cuál es el problema si solo cruzan y no le hacen daño?”.

Lo cierto es que los videos han sido sensación en TikTok, donde tiene más de 45 millones de reproducciones.

En la siguiente publicación se puede escuchar el ruido original del sistema de alarma cuando una persona pisa el cesped de Lyons.