Rohee es la niña coreana que es muy conocida por sus stickers de WhatsApp.

En la red de mensajería instantánea su familia la catapultó, sin querer, como un ícono en las conversaciones.

Debido a la versatilidad que tiene la menor de 4 años para gesticular y expresar sus emociones, su mamá le tomaba fotos, pero sus seguidores las convertían en stickers.

Hasta que un día la niña coreana Rohee se convirtió en toda una celebridad por sus particulares stickers de WhatsApp.

La historia se remonta a un día en el que su mamá le abrió una cuenta de Instagram.

En dicha red social había fotos de Rohee y de su hermana menor.

 

 

 

Desde entonces, gran parte de usuarios de WhatsApp en Latinoamérica recortaron sus fotos para convertirlas en stickers con algunas palabras.

Actualmente, en la cuenta de Instagram la menor tiene más de 1.4 millones, pero la familia advierte que no se pueden hacer capturas a las imágenes sin autorización.

“No copiar y capturar fotos sin autorización”, se lee en la descripción de esa red social.

Pese a la advertencia, en WhatsApp se siguen usando los sticker de la niña coreana Rohee, aunque la familia no descarta acciones judiciales.

La recomendación que hacen expertos en tecnología es no usar las imágenes de la niña asiática, pues es una menor de edad.