Seguramente has escuchado sobre la limpieza energética, una actividad que puede ayudarte a encontrar el equilibrio en tu vida espiritual.

En ocasiones, solemos sentirnos desanimados, tristes, enojados e incluso que todo a nuestro alrededor se está cayendo. Esto puede deberse a que ciertas “energías negativas” están adheridas a ti.

Afortunadamente, estas se pueden eliminar y de paso atraer la prosperidad y los buenos deseos, con ciertas acciones, pero primero debe dejarse claro que todo depende de nuestro empeño, constancia y ganas de salir de ese “agujero” pues “las energías negativas” suelen aparecer si se los permitimos.

¿Cómo hacer una limpieza energética de mi cuerpo?

Sales a trabajar o estudiar. En el camino te encuentras con personas en el transporte público enojadas. Quizá también vayas a un hospital y la tristeza se siente en el ambiente. Estas emociones se pegan a ti y “de la nada” experimentas los mismo sentimientos. Para alejarlas ten en cuenta:

Pensamientos positivos:

Foto: istock

El dicho “todo está en la mente” es muy real. Si constantemente eres negativo con tu trabajo, estudio o cualquier actividad que realices, todo saldrá mal. Pero si pones tus mejores deseos en que todo esté bien y luchas porque así sea, seguramente todo brillará para ti.

Pies descalzos:

Foto: istock

Cuando llegues a tu casa, quítate los zapatos y deja tus pies descalzos. De esta manera, la tierra recibirá las pesadas energías que absorbiste en el día y poco a poco el alivio llegará a tu ser.

Baños de ruda:

Foto: istock

En países como Colombia, los baños de ruda son bastante populares ya que se les atribuye propiedades energéticas que ahuyentan las malas vibras. Dos jueves de cada mes pon a hervir ruda y al final del baño acostumbrado rocía esta agua desde la cabeza visualizando que lo malo se aleja de tu vida.

Incienso:

Foto: istock

Una de las formas más antiguas de equilibrar el ambiente es prendiendo un incienso y pasarlo alrededor de tu cuerpo para purificarlo. Esto también ayuda a atraer la prosperidad.

Música:

Foto: istock

No tiene que ser música clásica, pon cualquier género que te haga sentir bien que incluso te haga bailar y cantar. Esto te hará sentir mejor y las energías negativas se irán de tu cuerpo.

Agradecer y encomendar:

Foto: istock

Si eres o no religioso, empieza cada día agradeciendo por tu vida, la de tus seres queridos y todo lo bueno que tienes. Asimismo, encomienda tu camino a la entidad en la que creas.