Según la firma de consultoría Sapiens Research, el 29% de las universidades en Colombia cumple con los estándares necesarios para impulsar procesos de investigación (ver listado).

Ese mérito “no es nada fácil, ya que se requiere de inversión, una estructura y una dinámica fuerte en proyectos”, aseguró Carlos Peña, director de la firma consultora.

Las instituciones que están creyendo en la investigación como motor de calidad inician un “duro y necesario camino”. Lo positivo es que cada vez son más las que lo hacen. En 2011 solo habían 64 universidades clasificadas, ahora son 102 las que ya tienen algunos de sus trabajos en revistas indexadas, así como programas con maestría y grupos que están siendo apoyados.

El reto más grande es a nivel internacional

“Al tener en cuenta esta perspectiva, claramente se puede ver que son muy pocas las instituciones colombianas que se destacan. Lo que resulta interesante es que se estén sumando cada vez más universidades nacionales a estos listados en el exterior y que sigan escalando en puestos”, dijo Peña.

La magnitud del desafío se ve reflejado en clasificaciones como la que hace Times Higher. En esta hay tres universidades colombianas en un listado de 980. Una cifra que contrasta con otros países que tienen más instituciones como Brasil (27), Chile (10) o México (7).

Fotos: Wikipedia (CC BY 3.0)

La pregunta, entonces, sería: ¿cuál es el camino para destacarse a corto y mediano plazo?

La clave: el trabajo interdisciplinario

Para Óscar Herrera, vicerrector de la Universidad Central, la calidad en la investigación se logra cuando personas de diferentes profesiones trabajan juntas. “Abordamos un problema entre varias organizaciones y disciplinas”, indicó.

Proyectos que ya están causando impacto se deben a esta estrategia. Por ejemplo, en la U. Central se creó una silla de ruedas que se puede operar con los ojos a través de una diadema con electrodos (ver más) o un sistema de comunicación para personas con discapacidad de la voz (ver más), trabajos que se realizaron con los recursos del Departamento de Ingeniería.

Foto: Klimklin- Pixabay (CC0)

Por otra parte, es necesario para los estándares internacionales que las universidades ofrezcan maestrías en su paquete de programas educativos. Una de las razones para que la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP) clasificara en el ranking U-Sapiens fueron sus maestrías en Derechos Humanos y Administración Pública, por ejemplo.

No es un secreto que se requiere más apoyo

Para Carlos Peña, de Sapiens Research,”aunque esto pueda crear cierta sensación positiva, no hay que desconocer que la calidad está directamente relacionada con la inversión financiera. Si ésta disminuye, también lo hacen los resultados”.

Justamente, la comunidad de investigadores a nivel nacional se ha mostrado preocupada por la reducción que cada año se le viene realizando al presupuesto de Colciencias, pasando de $430.150 millones en 2013 a $379.118 millones en 2017.

“En manos del Gobierno está que esto cambie y en el de las universidades que esto rinda los frutos que esperamos los colombianos”, concluyó Peña.

Documentos anexos:

Lea más noticias en el Canal 1