¿Es seguro volar en avión mientras estamos en pandemia? Un reciente estudio de la Sloan School of Management en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) señala que solo una de cada 430.000 personas a bordo de un avión completo se contagiaría y moriría de COVID-19, teniendo en cuenta la tasa de mortalidad.

El estudio, publicado por el experto Arnold Barnett, se basa en un análisis que tomó como muestra un vuelo de dos horas, en un avión de estructura similar a la de un Boeing 737 o un Airbus A320.

Al respecto se tuvieron en cuenta diferentes variables: por ejemplo, el científico utilizó un escenario en el que un pasajero, en Estados Unidos, tendría una probabilidad del 1% de morir a causa del virus (ligeramente por encima del 0,7% de probabilidad de la población total).

Así, Barnett determinó que uno de cada 4.300 pasajeros podría infectarse. Y si quizá el avión estuviera lleno al 100% (lo que en estos momentos no se daría en la gran mayoría de países), uno de cada 430.000 pasajeros moriría a causa del COVID-19 en un vuelo de dos horas.

Ahora, si el vuelo tiene los asientos del medio bloqueados, dejando un espacio entre los pasajeros; la posibilidad se reduce a una en 770.000 pasajeros.

Finalmente, el estudio señala que «las probabilidades de morir a causa de un caso contraído durante el vuelo eran de una en 400.000 o una en 600.000″, dependiendo del grupo de edad y otros factores de riesgo de salud.

Publicidad

¿Es seguro volar en avión durante el coronavirus?

Con la información publicada, aparentemente, parecería ser seguro. Pero hay que tener en cuenta otras perspectivas.

Por ejemplo, recientemente el Boston Globe reportó que de 15 epidemiólogos y expertos en enfermedades infecciosas encuestados, 13 dijeron que no volarían en este momento; aunque no se reveló una razón particular para evitar subirse a un avión.

Por otro lado, Erin Bromage, profesor de biología de la Universidad de Massachusetts, dice que el sistema de intercambio de aire en los aviones es mejor que en los hospitales, y el aire de la cabina se reemplaza por completo 30 veces cada hora.

Así, y si se toman las medidas de bioseguridad establecidas, como el uso del tapabocas además de mantener el asiento del medio libre, se podría considerar un ambiente que tendría la misma probabilidad de contagio que otros similares en tierra.