Debido a la pandemia, lo mejor es evitar las aglomeraciones y por ello, los consumidores han optado por realizar sus compras por internet.

 

De acuerdo con Economía 2021 el estudio realizado por Mastercard Economics Institute, el gasto en el comercio electrónico aumentó del 10 al 16%, aproximadamente, en su punto máximo, en comparación con los niveles previos a la crisis, revelando un crecimiento exponencial comercio electrónico en el mundo.

 

Así mismo, de acuerdo con cifras del Gobierno Nacional de Colombia, solo durante 2020 el país alcanzó cifras récord en el comercio electrónico llegando a más de 222 millones de transacciones de compras en línea y se espera que lleguen a 290 millones de transacciones digitales durante el 2021.

 

En esta línea, el cuidado de los datos es clave, sin embargo, vale la pena hacer la salvedad de que la responsabilidad frente a este tema es compartida: tanto de las instituciones financieras, proveedores de tecnología, así como de los consumidores.

Por ello, Mastercard, empresa de tecnología en la industria de pagos, comparte una serie de consejos útiles que permitirán mantener la información personal y financiera protegida.

 

Notificaciones en la palma de tu mano:

Si tu banco te da la opción de aviso vía correo o mensaje de texto cada vez que realices un consumo, es recomendable habilitarla para detectar cualquier transacción sospechosa.

 

Además, la mayoría de los bancos cuentan con sistemas de detección de fraude que bloquearán toda transacción que pueda ser considerada fraudulenta.

 

Busca la “s”

Cuando vayas a comprar en línea, debe verificar que la dirección de la página web del comercio tenga la “s” de la siguiente forma “https”, y que no solo sea “http”.

 

La “s” al final significa que la página es segura. Además, al visitar comercios digitales o utilizar sus datos de pago guardados, puedes buscar una pequeña llave o candado en la barra de navegación de su ordenador; eso significa que tus datos están protegidos.

Guarda y agiliza

 

Recuerda solo introducir los datos de tu tarjeta crédito o débito para pagar en sitios de confianza. Además, si tienes la opción de guardar estos datos para futuras compras, asegúrate de que el comercio sea uno donde compres con frecuencia o que le ofrezca garantías para la protección de su información

 

También es importante que nunca envíes información personal o de su tarjeta a través de enlaces desconocidos y poco confiables; es decir, aquellos que generalmente son marcados como “spam” en los mensajes.

 

Precaución

 

Cambia tus contraseñas periódicamente y no utilices la misma contraseña para todas las redes, correos o plataformas bancarias.

 

Trata de generar contraseñas fáciles de recordar, pero que contengan una combinación de números, letras (mayúsculas y minúsculas) y símbolos, de acuerdo con lo que permita su banco.

 

Si tienes dudas, consúltalo

 

Si es posible, consúltalo con tu banco, con tus familiares de confianza o alguien cercano que ya haya hecho una transacción con el comercio con el que estás interesado. Además, no está demás que investigues en internet y otras fuentes sobre la historia de dicho lugar.