Algunos conductores que transitan por Bogotá creen que estos postes amarillos con cámaras están destinados a tomar fotomultas.

Desde hace varios meses que la instalación de estos elementos se ha intensificado en las calles de la capital colombiana.

Estos se tratan de unos postes amarillos con cámaras en su parte superior, los cuales han alertado a miles de conductores quienes creen que se trata de dispositivos que “cazan” infractores que superan los límites de velocidad o que cuentan con papeles vencidos como el SOAT.

Sin embargo, las autoridades de la capital afirmaron que estas cámaras no detectan infracciones vehiculares. 

Dichos dispositivos hacen parte de un sistema inteligente de semaforización, las cuales integran un plan para mejorar el tráfico de la ciudad.

Según Nicolás Estupiñán, Secretario de Movilidad, “el propósito de estas cámaras es determinar el largo de la cola en las intersecciones para poder gestionar de una manera más eficiente la automatización de los ciclos semafóricos”.

Publicidad

¿Cómo funcionan?

Cuando el semáforo está en rojo, las cámaras de dichos postes amarillos miden la distancia de la fila de vehículos

De esta manera, se determinan cuántos alcanzan a pasar cuando el semáforo cambia a verde, razón por la algunos postes de estos se encuentran muy cerca a intersecciones viales.

Dichos aparatos sirven para programar los semáforos y se espera que su uso se intensifique cuando inicien las obras viales en Bogotá del Metro y Transmilenio.

Para las autoridades, esto reducirá el tiempo de espera cuando el semáforo está en rojo, especialmente en las intersecciones clave donde están ubicados estos postes amarillos y las cámaras.

Cabe recordar que cuando usted vea uno de estos postes amarillos delgados, con una cámara, este no servirá para imponer fotomultas.

¿Alguna vez los han visto?

Foto: Alcaldía Bogotá