Ideas Útiles

Con un ‘falso positivo’ empezó la Segunda Guerra Mundial hace 80 años

Juan David Lara - 1 de septiembre del 2019

El 1 de septiembre de 1939 los nazis realizaron una operación en la estación de radio de Gliwice, para justificar la invasión a territorio polaco y así dar comienzo al segundo conflicto bélico global.

El plan de los nazis era tomarse la estación de Gliwice, cerca de la frontera entre ambas naciones, y dar un mensaje de alerta para que todo el mundo se enterara que “polacos rebeldes” habían dado el golpe. La operación estaba a cargo de un comando de las SS nazis dirigidas por Alfred Naujocks.

La misión, como le dijo el historiador Florian Altenhöner a DW, fue un fracaso para los nazis ya que los problemas técnicos en la estación no permitieron que el mensaje fuera enviado por radio hasta Berlin; ni siquiera salió de los alrededores de Gliwice.

Lee también: Vuelve el lenguaje guerrerista del lado de Márquez y del lado del gobierno

Los ‘falsos positivos’ nazis

La siguiente parte del plan era justificar la toma de la estación a manos de los polacos dejando un cuerpo para que quedaran “pruebas” de que los atacantes estuvieron ahí.

DW relata que en aquel momento los nazis llamaban a estas personas “carne de conserva”, ya que eran personas condenadas que ellos mantenían con vida hasta que les fueran útiles y los usaran para sus cometidos.

Lee también: Huracán Dorian se desvió y ahora golpeará a las Bahamas

El ‘falso positivo’ fue un hombre llamado Franciszek Honiok, un campesino alemán de ascendencia polaca que vivía en esa región de Alemania. Los nazis vistieron al sujeto con un uniforme del Ejército de Polonia, lo drogaron y lo llevaron inconsciente hasta la estación de Gliwice y allí lo mataron de un tiro en la cabeza para que su cuerpo fuera la “prueba” del ataque de los rebeldes.

La caballería polaca que intentó evitar la invasión nazi / Foto: AFP

Los falsos ataques polacos

Luego de que la operación de Gliwice no fuera del todo exitosa, los nazis lanzaron una serie de falsos ataques coordinados a edificios alemanes para responsabilizar a los polacos.

Una hora después de lo ocurrido en la estación de radio se dieron ataques contra una logia forestal alemana en Pitschen, y otra contra una estación de aduana en Hochlinden. En esta última los nazis volvieron a usar los ‘falsos positivos’, o “carne de conserva” como ellos lo llamaban, con prisioneros del campo de concentración de Sachsenhausen.

Lee también: Según el Dane, en julio hubo 235.000 desocupados nuevos en Colombia

El 1 de septiembre de 1939 Adolf Hitler anunció la invasión a Polonia:

«Esta noche, Polonia disparó por primera vez en nuestro propio territorio. Desde las 5:45 de la madrugada devolvemos los disparos»

Alfred Naujocks, un terrorista que quedó impune

El comando de las SS nazi encargado del ataque a Gliwice se caracterizó por este tipo de acciones durante el régimen del Tercer Reich.

Naujocks, dice DW, también secuestró en su momento a dos agentes de inteligencia británica en los Países Bajos, falsificó dinero del Reino Unido y realizó una lucha de contraguerrilla contra el movimiento de resistencia en Dinamarca.

Lee también: ¿Por qué decir que la Amazonia es “el pulmón del mundo” es incorrecto?

El comandante de las SS fue condenado precisamente en ese país escandinavo en 1949 a 15 años de prisión, inicialmente, pero en una segunda instancia le dieron solamente cinco. Naujocks no cumplió ni 365 en una cárcel y en junio de 1950 salió libre.

El medio alemán citado dice que Naujocks se estableció en Hamburgo como empresario desde 1952, y aunque varios ficales intentaron investigarlo nunca más volvió a poner un solo pie en prisión. Murió en 1966.

Hitler (centro) examina mapas con sus más cercanos colaboradores / Foto: AFP

Honick, el primer muerto de la Segunda Guerra Mundial

Este hombre era un campesino alemán de origen polaco que se dedicaba a la venta de máquinas agrícolas en la región fronteriza entre Alemania y Polonia.

Lee también: Murió el creador de ‘Pinky y Cerebro’ y los ‘Animaniacs’

DW asegura que Honick tenía una gran simpatía por los polacos e incluso participó en las revueltas silesias en la que Polonia pedía que las provincias de alta silesia se unieran a aquel país. La Gestapo ya lo tendría fichados desde antes.

En conmemoración al aniversario 80 del ataque a Gliwice, la familia de Franciszek Honiok fue invitada el pasado 31 de agosto para conmemorar a la primera víctima del conflicto bélico iniciado en 1939.