Crece la ira en los Estados Unidos después de que un hombre negro fuera baleado por un oficial blanco, un caso que reaviva las históricas protestas contra el racismo.

Los enfrentamientos en la ciudad de Kenosha (sureste de Wisconsin) iniciaron tras hacerse público un crudo video.

Allí se ve cómo un policía dispara por la espalda varias veces a Jacob Blake, de 29 años, ante la mirada de sus tres hijos.

El hecho revivió la muerte de George Floyd, símbolo de la lucha antiracismo y ejemplo de los abusos que la policía de ese país interpone contra las personas de raza negra.

Publicidad

Medios locales informaron que la familia de Blake afirmaba que el estado de salud de la víctima mejoraba tras ser operado en el hospital de Milwaukee.

Nuevo caso de abuso

Como ocurrió con George Floyd, quien murió asfixiado el 25 de mayo bajo las rodillas de un policía blanco, el intento de arrestar a Blake fue registrado.

Las autoridades dijeron que dos policías fueron suspendidos y que se inició una investigación luego de los fuertes disturbios registrados en la noche del domingo.

Antes de un toque de queda impuesto en el condado de Kenosha, para preservar el orden público, los residentes pidieron fin a la impunidad policial.

«Si matara a alguien, me condenarían y me considerarían una asesina. Creo que debería ser lo mismo para la policía», dijo Sherese Lott, una mujer de 37 años.

Con información de AFP