Ya sea porque hay cansancio, se tiene la visión borrosa o simplemente por una maña; frotarse los ojos puede ser un acto dañino y peligroso.

Desde pequeños, nuestros padrés siempre nos regañaban por usar nuestras manos para rascarnos los ojos, y peor era el asunto si teníamos las manos sucias.

Se dice que es perjudicial, pero nadie imagina lo que puede llegar a generar este acto que dura tan solo segundos, con consecuencias de por vida.

Así, este video se ha hecho viral por poner en imágenes explícitas lo que sucede cuando se ve a una persona frotarse los ojos y no, no es alguien que exagere el movimiento.

Este es el gesto usual cuando se hace con los nudillos de las manos:

Si bien el acto ayuda a generar mayor humedad al secretar lágrimas que permiten lubricar; las manos generalmente tienen una carga bacteriana muy alta que puede caer en los ojos y, con ello, infecciones como la conjuntivitis.

Incluso, las personas que son alérgicas sufren mucho de este mal, porque a través de las mucosas también hay una manifestación.

“La córnea, que es el primer tejido o superficie externa, es demasiado delgada y flexible. Esto implica que al frotarse los ojos haya un reordenamiento de sus células epiteliales; lo que implica un cambio de la forma y se pueda erosionar, al grado de que pueda percibir las imágenes de manera diferente”, explica David Arce, optómetra de la Universidad de la Salle.

No dejes de leer “Si te hurgas la nariz, ¡pilas con esto!”

¿Es malo frotarse los ojos?

Otra de las consecuencias visibles, y que expertos esteticistas son conscientes, es que puede generar un deterioro en la piel de los párpados generando rupturas en algunos vasos sanguíneos y con ello, la aparición de arrugas.

Pero estas son solo las más comunes. Según Arce, frotarse los ojos tiene consecuencias gravísimas como:

  • Problemas de queratocono: la erosión por frotarse los ojos de manera permanente “implica que la luz ingrese de manera distinta y va creando dificultades visuales que puede desencadenar a largo plazo un queratocono mecánico, a causa del trauma que se está generando con esta acción”.
  • Mayor presión en el ojo: la acción constante genera una fuerza que empuja el ojo y que puede generar una visión borrosa y alterar la presión intraocular, la cual puede modificar su forma o crear alteraciones visuales.
  • Afecta la producción de lágrimas: las glándulas que generan ‘una pequeña grasita’ que ayuda a la protección de los ojos (glándulas de Meibomio), puede alterar la lubricación que debe tener el ojo.

¿Cómo se frota los ojos?

¿Usa los nudillos, los dedos o la palma de la mano? ¿Lo hace como si quisiera llevar el ojo hasta el cerebro?

Hay una diferencia en cómo se frota los ojos, ya que la presión que se genera tiene también diferentes consecuencias.

Tal como se ve en el video, cuando se presiona este órgano se termina afectando la presión intraocular, que funciona similar a la presión arterial.

Así que cuando se molesta de manera constante y se genera una fuerza que oprime el ojo, “el ángulo por el cual transitan los fluidos se puede cerrar fácilmente”, explica el especialista Arce.

Esto puede afectar especialmente a las:

  • Personas que se han hecho cirugía láser, ya que puede aumentar el riesgo de infección y, dependiendo del tratamiento, puede generarse una lesión en tanto que la capa del tejido fue levantada y puede quedar debilitada, según explican medios especializados.
  • Personas con glaucoma, por la alta presión intraocular, llevándolas incluso a la pérdida de la córnea

Para evitar rascarse los ojos, es importante usar lágrimas artificiales que permitan mantener la superficie ocular lubricada, evitando la sensación de picazón.

Lee también “No es necesario bañarse todos los días”: El científico que dejó de hacerlo para probarlo