La película “Titanio” (“Titane” en Francés) se llevó la Palma de Oro del prestigioso Festival de Cannes, con la historia de una joven que se convierte en asesina tras sufrir de niña un accidente de auto.

Dirigida por Julia Ducournau, una cineasta singular y audaz, fascinada por la metamorfosis del cuerpo y cuyo cine transgresor está lleno de feminismo.

Según medios internacionales como el portal ruso ‘Lenta’,  aunque la cinta fascinó al jurado, también provocó visible malestar en varios espectadores.

La película fue tan perturbadora, que parte de la audiencia tuvo que abandonar la sala porque sintieron náuseas y hasta hubo desmayos. Incluso, algunos de los asistentes necesitaron asistencia médica.

En “Titanio” hay orgías, sangre y escenas ultraviolentas como cuando la protagonista se automutila el rostro o tiene sexo con un coche.

Este es el trailer de “Titane”, ganadora en Cannes:

¿Quién es la polémica cineasta?

Nada en esta joven realizadora, de aspecto tranquilo y trayectoria intelectual, deja entrever un universo así, al límite del “gore”.

Pero esta hija de médicos cinéfilos —el padre dermatólogo y la madre ginecóloga— ya se sentía fascinada de niña por estos aspectos de transformaciones del cuerpo humano.

Antes de “Titane“, esta mujer de 37 años ya había sacudido el Festival de Cannes en 2016 con su ópera prima, “Crudo”, sobre una estudiante de veterinaria que se convertía en caníbal.

“Desde muy pequeña, he oído a mis padres hablar de medicina, sin tabú. Era su día a día. Husmeaba en sus libros”, explicó cuando se estrenó “Crudo”. Para ella, “la muerte, la descomposición son normales”.

“Crudo” fue prohibida a los menores de 16 años y suscitó malestar durante su proyección en La Croisette, debido a algunas escenas sangrientas, como la de un cuerpo medio devorado.

Nacida en París, Julia Ducournau tiene una formación literaria. Con un doble diploma de letras modernas e inglés, saltó al cine en 2004, para estudiar guión en el prestigioso centro parisino de la Fémis.

“Es una gran cineasta, no hace falta suprimir ningún plano”, afirmó Gilles Jacob, ex delegado general del Festival de Cannes, tras su primera película.