Son muchos los mensajes que circulan en redes sociales que aseguran que termómetros infrarrojos pueden matar neuronas, hablamos con expertos y esto dijeron.

El anunció empezó a tomar fuerza por un mensaje en redes sociales que asegura que los termómetros infrarrojos, utilizados frecuentemente en espacios públicos durante los controles sanitarios para prevenir el contagio del COVID-19, pueden producir daños neurológicos y “matar neuronas”.

Uno de los principales síntomas del COVID-19 es la fiebre. Por ello, en medio de la actual pandemia, supermercados, centros comerciales, aeropuertos, hospitales y otros recintos públicos controlan la temperatura corporal de las personas con termómetros con forma de pistola, sin que sea necesario el contacto directo.

No dejes de ver: Hombre rocía desinfectante en los ojos de una niña, cuando debía tomarle la temperatura

La falsa información

El mensaje sobre el supuesto riesgo de los termómetros “pistolita” fue compartido más de 7.500 veces en Facebook, en Twitter y en YouTube. El mismo contenido fue enviado para su verificación al AFP Factual.

Por lo anterior, AFP Factual se tomó el trabajo de aclarar el tema, ya que el mensaje sembró dudas en algunos usuarios, que se preguntan si seguir dejando que les tomen la temperatura con estos dispositivos.

Hablan los expertos

AFP Factual habló con diferentes investigadores y encontró que muchos de ellos rechazaron la afirmación de la supuesta noticia y aclararon que estos dispositivos son receptores, no emisores de energía.

Te recomendamos: Mamá crea tapabocas transparente para su hija con dificultad auditiva y lleva proyecto al Congreso

Hasta donde tengo conocimiento, no hay ninguna investigación que demuestre que este tipo de dispositivos de recepción de infrarrojos genere daños ni neurológicos ni en ningún otro tejido del cuerpo humano”, aseguró Federico Preve, médico neurólogo y miembro del comité ejecutivo del Sindicato Médico del Uruguay.

Por otro lado, de acuerdo con un manual de usuario de un fabricante, los termómetros digitales con forma de pistola funcionan con un sensor infrarrojo que mide la temperatura corporal y no emiten energía. Es decir, contrario a lo que asegura el mensaje viral, no “radian”, sino que son receptores de señales externas.  

Mira también: Así funciona el tapabocas que se desinfecta solo

Esta medición luego se transforma en una señal eléctrica que finalmente se refleja en la pantalla digital, indicando la temperatura de la persona. El procedimiento suele durar unos pocos segundos.