Nacido en Chicago y en la cima del estrellato por una serie de éxitos en los años 90, R. Kelly fue durante años una de las principales figuras de la música R&B pese a una larga lista de acusaciones de abuso sexual.

 

Pero ahora, casi 30 años después de que se documentara por primera vez que abusó de un menor, el artista de 54 años enfrenta cadena perpetua después de que un jurado de Nueva York lo condenara por dirigir una red criminal que reclutó a adolescentes y mujeres de las que abusó sexual, emocional y físicamente.

 

El ganador de tres premios Grammy, cuyo verdadero nombre es Robert Sylvester R. Kelly, ha vendido más de 75 millones de discos en el mundo, siendo uno de los músicos de R&B más exitosos en términos comerciales, con hits como “I Believe I Can Fly”.

 

Pero siempre lo persiguieron los rumores de actividad sexual ilegal y el artista cada tanto arreglaba acusaciones de abuso fuera de los tribunales.

 

En su alegato de cierre, la fiscal Elizabeth Geddes dijo que el “universo” que el cantante de 54 años creó permitió que sus empleados y su entorno apoyaran su comportamiento criminal.

 

La defensa, por su lado, dijo en el cierre de su presentación que R. Kelly era un “símbolo sexual” que llevó una “vida de playboy” a la que están acostumbradas las celebridades.

 

Pero el jurado, integrado por cinco mujeres y siete hombres, lo declaró culpable de todos los cargos.

Absolución por pornografía infantil

Nacido el 8 de enero de 1967, R. Kelly fue criado por su madre en una familia de cuatro niños.

 

En sus memorias de 2012 describe experiencias sexuales desde los ocho años de edad, diciendo que a veces observaba a parejas mayores teniendo sexo, y que se le ordenaba fotografiarlas.

 

Dice también que una mujer mayor lo violó cuando tenía ocho años y que un hombre mayor de su vecindario abusó sexualmente de él cuando era casi un preadolescente.

 

Se ha rumoreado que R. Kelly es analfabeto a pesar de haber lanzado 14 álbums como solista.

 

Su exabogado dijo que escribe en notas fonéticas y no en el inglés estándar.

 

Jive Records lo contrató en 1991, luego de que un ejecutivo de la disquera al parecer lo escuchara cantar en una parrilla en Chicago.

 

Su primer álbum solista, “12 Play”, salió en 1993, con temas de contenido sexual como “Bump N’ Grind”, que estuvo en la cima de los éxitos de R&B por nueve semanas.

A pesar de su tumultuosa vida personal, incluido su matrimonio (finalmente anulado) con su protegida de 15 años Aaliyah, que ya había levantado sospechas, la fama del artista se disparó.

 

Pero a inicios del mileno, el reportero de Chicago Jim DeRogatis recibió de manera anónima dos cintas que parecían mostrar a R. Kelly teniendo sexo con chicas menores de edad. Uno de esos videos impulsó la acusación de pornografía infantil contra el artista.

 

Luego de años de demoras, durante los cuales siguió grabando y dando conciertos, Kelly fue absuelto de esas las imputaciones.

“Silenciar a R. Kelly”

Las acusaciones tuvieron poco impacto en su fama.

 

Entre 2005 y 2012, escribió, produjo, dirigió y actuó en la notoria ópera en hip hop titulada “Trapped in the Closet” (Atrapado en el armario), una historia absurda de sexo y mentiras que desconcertó e impresionó a la crítica.

 

“¿Es R. Kelly una broma o un genio?”, escribió un crítico de Pitchfork cuando se estrenó el melodrama. “¿Realmente espera que olvidemos su reciente… situación desagradable, o simplemente no le importa lo que pensemos?”

 

En julio de 2017, BuzzFeed publicó una larga investigación de DeRogatis, en la que se afirmaba que Kelly dirigía una “secta sexual” y mantenía secuestradas a seis mujeres entre Chicago y Atlanta.

 

Al mismo tiempo, dos mujeres de Atlanta, Kenyette Barnes y Oronike Odeleye, fundaron el movimiento “Silenciar a R. Kelly” que animaba a boicotear su música.

 

A juicio

En enero de 2019, una docuserie de Lifetime volvió a poner el foco sobre estos temas, con entrevistas a mujeres que tacharon a R. Kelly de manipulador, violento y obsesionado por las niñas, a las que supuestamente exigía que le llamaran “papá”.

 

Esta vez, el renovado escrutinio pareció provocar un cambio radical: artistas como Lady Gaga se disculparon por sus pasadas colaboraciones con R. Kelly y su discográfica lo abandonó.

 

Los fiscales de Chicago presentaran 10 cargos de abuso sexual agravado contra él y luego fue acusado por fiscales federales tanto de Illinois como de Nueva York.

 

Desprestigiado y supuestamente en la ruina, R. Kelly, quien fue encarcelado sin fianza, fue condenado por un tribunal de Brooklyn y conocerá su sentencia el 4 de mayo de 2022.

 

Pero ese no será el fin: aún debe ser juzgado por en tres otras jurisdicciones.