Un cirujano informó este martes que se había extraído con éxito un celular del estómago de un paciente preso en una cárcel de Kosovo, durante una operación realizada en una clínica de la capital, Pristina.

 

Según lo informado, el paciente, cuya identidad no fue revelada, llevaba varios días quejándose de un fuerte malestar estomacal, por lo que fue trasladado al servicio de gastroenterología del centro clínico universitario de la capital kosovar.

 

En este lugar, los médicos constataron que el recluso tenía un teléfono Nokia alojado en el estómago.

 

“El preso, de 33 años, se había tragado un pequeño celular que se le extrajo”, indicó telefónicamente a la AFP Skender Telaku, el gastroenterólogo que dirigió al equipo médico que realizó el procedimiento de manera no invasiva.

“Por vía endoscópica, sin necesidad de abrirle el estómago, fue posible extraerle el teléfono, desarmado en tres partes”, añadió.

 

Por su parte, el preso explicó a los médicos que se había tragado el celular hacía cuatro días.

 

La intervención, que se realizó la semana pasada, duró más de dos horas y “sin complicaciones”, prosiguió el doctor Telaku.

 

Ante esta situación, se prestó atención a “la batería del aparato (…) ante posibles fugas de ácido corrosivo”, comentó.

 

“Fue como caminar sobre un campo minado, pero finalmente todo salió bien” continuó.

Tras esto, la policía se llevó al paciente y al Nokia 3010, modelo lanzado por la marca finlandesa en la década de 2000, de regreso al centro de reclusión, agregó el gastroenterólogo.

 

La policía no confirmó ni comentó este incidente.