Un equipo de científicos japoneses ha demostrado que los mamíferos pueden absorber oxígeno a través del ano.

Intrigados por la forma en que ciertas criaturas marinas respiran a través de sus intestinos en situaciones de emergencia, los investigadores de la Universidad Médica y Dental de Tokio pudieron demostrar lo mismo en circunstancias experimentales para ratones, ratas y cerdos, y sus hallazgos fueron publicados en la revista Med este viernes.

Los científicos sostienen que también los humanos podrían apelar a esa posibilidad en caso de dificultades respiratorias cuando los ventiladores no están disponibles o son inadecuados.

Para los animales de orden superior, la respiración implica inhalar oxígeno y exhalar dióxido de carbono mediante los pulmones o las branquias.

Sin embargo, algunas especies, pertenencientes a los mamíferos, han desarrollado mecanismos de ventilación alternativos.

Mecanismos de ventilación

Las brótolas, los bagres, los pepinos de mar y las arañas tejedoras de orbes también pueden usar su intestino posterior (el recto) para oxigenarse y sobrevivir en situaciones de emergencia.

Publicidad

Esto se denomina ventilación enteral a través del ano o EVA (sus siglas en inglés).

“El recto tiene una malla de vasos sanguíneos finos justo debajo de la superficie de su revestimiento, lo que significa que los medicamentos administrados a través del ano se absorben fácilmente en el torrente sanguíneo”, dijo el autor principal, Ryo Okabe.

Ello llevó a que el equipo se preguntara si el oxígeno podría llegar al torrente sanguíneo de la misma manera.

Para responder a la pregunta, decidieron realizar experimentos en mamíferos como ratones, cerdos y ratas privados de oxígeno utilizando dos métodos: administrar el oxígeno por el recto en forma de gas e infundir un enema con gran carga de oxígeno por la misma vía.

Los investigadores prepararon el revestimiento del recto frotándolo para generar inflamación y aumentar el flujo sanguíneo, lo que mejoró la efectividad del suministro de oxígeno.

Sin embargo, dado que tal preparación probablemente sería inaceptable para los seres humanos, también intentaron usar perfluorodecalina oxigenada, un líquido que ya se ha demostrado que es seguro y se encuentra en uso clínico selectivo.

El suministro de oxígeno tanto en forma gaseosa como líquida aumentó la oxigenación, normalizó el comportamiento de los animales y prolongó su supervivencia.

“Merece interés”

El equipo confirmó la mejora en la oxigenación a nivel celular, mediante una técnica llamada tinción inmunoquímica.

Agregaron que la pequeña cantidad de líquido que se absorbió junto con el oxígeno no causó daño y no perturbó las bacterias intestinales, lo que indicó que el método era seguro.

“Los pacientes con dificultad respiratoria pueden recibir el apoyo a su suministro de oxígeno con este método para reducir los efectos negativos de la falta de oxígeno mientras se trata la afección subyacente”, agregó el coautor Takanori Takebe.

El equipo espera establecer a continuación la efectividad de la técnica en humanos en un entorno clínico.

En un comentario adjunto, Caleb Kelly, de la Facultad de Medicina de Yale, consideró que la EVA debe tomarse en serio.

“Esta es una idea provocadora y quienes la estén conociendo por primera vez expresarán asombro”, dijo.

“Sin embargo, a medida que se considera el potencial papel clínico y se examinan los datos presentados por Okabe y el resto de autores, EVA surge como una terapia prometedora que merece el interés científico y médico”.

La técnica podría ser útil cuando hay escasez de ventiladores, como se ve en la actual pandemia de coronavirus.