La vacunación por COVID-19 ha venido aumentando en el último año alrededor del mundo; actualmente en Colombia se han vacunado más de 14.323.100 millones de ciudadanos con esquema completo, de acuerdo con el Ministerio de Salud.

 

Si bien enfrentamos la campaña de inmunización más rápida y agresiva en las últimas décadas, son varios los factores que se deben considerar para lograr un proceso de inmunidad con mayor eficacia y efectividad, uno de ellos es una adecuada nutrición.

 

Adultos mayores:

A inicios de 2021, la Universidad de Cambridge publicó un artículo en el British Journal of Nutrition, en el que resalta la probabilidad de una respuesta inmunitaria baja en adultos mayores luego de recibir la vacuna de COVID-19, debido a las deficiencias nutricionales a las que está expuesto este grupo poblacional.

 

Los datos publicados se soportan en que tanto en el grupo de 59 a 69 años, como en los mayores de 70 estos tuvieron una respuesta de anticuerpos baja con una sola dosis de la vacuna de Oxford, con respecto a lo que sucedió en las personas de 18 a 55 años.

 

Esto indica que los adultos mayores pueden no obtener una protección clínica deseada y reducir de esta manera la eficacia de las campañas de vacunación.

 

Es por esto que los expertos recomiendan el uso de un suplemento nutricional que contenga vitaminas A, B6, B9 (ácido fólico), B12, C, D y E y los minerales Zinc, Cobre, Selenio y Hierro en personas mayores de 70 años semanas antes y después del proceso de inmunización.

 

Jóvenes y adultos:

Se ha comprobado que la deficiencia crónica de algunos micronutrientes relacionados con el soporte normal de las funciones inmunes, que incluyen vitaminas A, B12, C y D, cómo también los minerales Zinc, Selenio y Cobre afectan la eficacia de la vacunación.

 

En Colombia, según datos de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (ENSIN) 2015, el 54,2% de los hogares se encuentran en inseguridad alimentaria, con 22% en inseguridad entre moderada y severa, lo que representa un factor de riesgo para la salud y desarrollo de la población.

 

 

En esta encuesta se evidencia que el 25% de los adultos padecen de síndrome metabólico, que es diagnosticado cuando alguien presenta tres o más de estas afecciones: hiperglucemia (altos niveles de azúcar en la sangre), bajos niveles de colesterol “bueno” (HDL), hipertensión (presión arterial alta), altos niveles de triglicéridos y circunferencia abdominal por encima de los valores normales.

 

Adicionalmente, establece la deficiencia de vitamina A, Hierro, Zinc, vitamina D y B12 en la población, así como déficit en los requerimientos de Calcio en un 85,8%.

 

“En el caso del Zinc, este es fundamental para fortalecer el sistema inmune, ya que disminuye la respuesta inflamatoria, mejora la producción de sustancias de defensa e inhibe la replicación viral; una intervención temprana con Zinc aumenta la resistencia antiviral contra la progresión del Covdid-19”, dice Claudia Angarita, directora del Centro Colombiano de Nutrición Integral.

 

Dada la situación nutricional del país, es importante entender que las vitaminas y minerales ejercen un papel fundamental en los procesos metabólicos y se consideran esenciales para el adecuado funcionamiento del sistema inmune.