contraer-imagen done error basura notificaciones notificaciones-outline persona expandir-imagen search youtube instagram twitter facebook play clock selector arrow gallery share google-plus close whatsapp w-gallery w-video w-text

Estilo de Vida

La controvertida máquina del suicidio que funcionaría solo con parpadear abre nuevo debate de eutanasia

Foto: The Independent

03-Abr-19

Según el diccionario de la Real Academia Española, la eutanasia es la “acción u omisión que, para evitar sufrimientos a los pacientes desahuciados, acelera su muerte con su consentimiento o sin él”. En el mundo, solo en muy pocos países es legal este procedimiento y Colombia es uno de ellos.

En Colombia ha sido legal desde 1997, cuando la Corte Constitucional, a través de la Sentencia C-239, reconoció que la muerte digna es un derecho fundamental, autónomo y separado del derecho a la vida.

A pesar de que en Colombia es legal desde 1997, solo hasta el 2015, después de tener que recurrir a una tutela para garantizar un derecho, el padre del caricaturista Matador pudo acceder a la eutanasia y se convirtió en el primer colombiano en usar ese derecho con el respaldo del sistema de salud.

Te puede interesar: ‘Doctor muerte’: La línea entre lo moral y lo ético de la eutanasia

Según datos del Ministerio de Salud, presentados en una investigación de la Universidad de Los Andes, desde 2015, cuando se le practicó la eutanasia legal al padre de Matador, y hasta enero del 2018, en Colombia se habían aprobado 28 procedimientos de este tipo.

Ahora, un nuevo invento ha llamado la atención alrededor del mundo entre quienes apoyan y critican. Se trata una “máquina suicida”, desarrollada por el Dr. Philip Nitschke, un humanista australiano, autor, físico y fundador y director del grupo pro-eutanasia Exit International.

De acuerdo con el medio británico The Independent, el Dr. Nitschke está cerca de finalizar un nuevo dispositivo que utiliza gas nitrógeno para terminar pacíficamente su vida sin asistencia.  La máquina funciona llenando una cápsula con nitrógeno, lo que induce la muerte hipóxica al ocupante.

El Dr. Nitschke le expuso a ese medio que, una vez que se completa el proceso de hipoxia, la cápsula es biodegradable, así que se puede separar de la base de la máquina para servir como ataúd de la persona fallecida.

Mira también: “Es una forma muy bella de morir”: pareja de paciente a quien le practicaron la eutanasia

Otra de las grandes novedades, es que esta máquina funcionará a través del parpadeo y los movimientos de los ojos, ya que muchos pacientes no poseen otras maneras de comunicarse por el grave deterioro de su salud.

El primer dispositivo Sarco completamente funcional se construirá a finales de este año en los Países Bajos, antes de ser enviado a Suiza, donde el suicidio asistido es legal. El Dr. Nitschke planea desarrollar una versión imprimible en 3D de la máquina.

También te puede interesar