Al encontrar el inusual dorito en el paquete y no comerlo, la pequeña decidió publicarlo en redes sociales sin imaginar lo que pasaría.

 

Rylee Stuart, una niña de 13 años de edad y quien vive en Queensland, Australia, es la protagonista de una historia que le trajo una millonaria recompensa a ella y su familia.

 

Mientras que la pequeña se encontraba comiendo unos Doritos, esta se percató de que al interior del paquete había un dorito lleno de aire y que lucía inflado, lo que lo hacía poco común a los otros pasabocas que encuentran en la bolsa.

Al verlo, esta decidió no comerlo y publicarlo en TikTok preguntándole a las personas que debía hacer. “¡He encontrado un Dorito inflado! ¿Tiene valor o debería simplemente comérmelo?”, escribió en dicha red social.

Ante la gran cantidad de comentarios, esta decidió subastar el dorito en Ebay, sin imaginar que le ofrecerían hasta 100.000 dólares para que lo vendiera. 

 

La niña, en compañía de sus padres, decidió retirar la subasta al no considerar pertinente que alguien pagara tanto dinero por este dorito.

 

Sin embargo, la empresa la contacto y le entregó una recompensa de 20.000 dólares, unos 78 millones de pesos colombianos, por su astucia.

 

“Han sido un par de días vertiginosos para Rylee y su familia, y nos ha encantado seguir su historia (..) Estamos tan impresionados con la audacia y el espíritu emprendedor de Rylee, por lo que queríamos asegurarnos de que la familia Stuart fuera recompensada por su creatividad y amor por Doritos”, señaló la directora de marketing de Doritos en Australia, Vandita Pandey.