Disneyland París emitió una disculpa este martes después de que empleados del parque pidieran a una mujer que dejara de amamantar a su bebé en público.

“Lamentamos profundamente esta situación y ofrecemos de nuevo nuestras más sinceras disculpas a la madre implicada. La petición que se le hizo no se ajusta a las normas y valores de nuestra casa”, escribió Disneyland París en Twitter.

“No hay restricciones a la lactancia materna en Disneyland París”, añadió el parque situado en las afueras de París.

El domingo una mujer publicó en Twitter una foto de guardias de seguridad que habían “impedido a una madre amamantar a su bebé de dos meses con el argumento de que escandalizaba a los clientes extranjeros”.

Disneyland París había respondido al mensaje al día siguiente recordando que “ponía a disposición de las mamás un centro para los bebés con equipos adaptados y cómodos, como asientos especiales para la lactancia”.

“Querido @DisneylandParis, amamantar a un bebé no es un delito. Que tengan salas dedicadas está bien, pero nosotros no decidimos dónde y cuándo un bebé va a tener hambre”, reaccionó entonces en Twitter la ministra francesa de Ciudadanía, Marlène Schiappa.

“No empiecen también a estigmatizar a las madres, ya es bastante duro en todas partes. Gracias de antemano”, añadió la ministra.