El alcalde de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, prohibió el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas de la capital argentina, una forma de expresión que, según docentes, es aceptada y utilizada sobre todo por los jóvenes.

“Queremos simplificar la forma en que los chicos aprenden”, declaró Rodríguez Larreta.

“Los docentes tienen que respetar las reglas del idioma español porque los chicos tienen que dominar el idioma tal cual es”.

Le puede interesar: Así es el costoso apartamento “inteligente” de Rodolfo Hernández en Bogotá

Según el alcalde, la medida responde a los malos resultados en lengua y literatura mostrados en recientes pruebas de nivel realizadas en las instituciones educativas.

La prohibición del uso del lenguaje inclusivo, que generó una catarata de críticas, se transmitió a todas las escuelas de Buenos aires, tanto estatales como privadas, por una resolución de la ministra de Educación de la ciudad, Soledad Acuña.

“Los/as docentes (…) deberán desarrollar las actividades de enseñanza y realizar las comunicaciones institucionales de conformidad con las reglas del idioma español, sus normas gramaticales y los lineamientos oficiales para su enseñanza”, señala la resolución.

Lo más visto: Camille Vásquez es ascendida en su trabajo tras caso de Johnny Depp

Ya no se aceptará el uso de “e” para marcar un género no binario, ni tampoco la “x” o el “@” en la escritura.

Aunque adultos tienen cierta resistencia, el lenguaje inclusivo, impulsado por el movimiento feminista y por comunidad LGBT, es muy utilizado entre los adolescentes y jóvenes. Asimismo, su uso es reconocido oficialmente en algunas facultades argentinas, como la de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

Conozca más: (Video) Empleado arruinó la propuesta de matrimonio de una pareja en Disneyland París

Reacciones ante la prohibición del uso del lenguaje inclusivo en las escuelas

“Es necesario mejorar, pero (el camino) no es prohibir”, reaccionó el ministro nacional de Educación, Jaime Perczyk. Además, instó a “redoblar los esfuerzos para que los chicos aprendan en mejores condiciones”.

En Argentina, país federal, el Ministerio de Educación fija la política educativa y controla su cumplimiento, pero cada distrito es responsable de las acciones educativas.

“Los que somos docentes de personas jóvenes sabemos que estas nuevas formas ya están instaladas en el aula y que eso no impide, en nada, la comprensión ni la lectura”, advirtió el escritor y doctor en filosofía Tomás Balmaceda.

Esta prohibición fue rechazada advirtiendo que choca con la Educación Sexual Integral (ESI) y se opone a la ley de Identidad de Género de 2012.