Una falla en el sistema de recaudos de la prestigiosa cadena que entrega comidas a domicilio en Japón, Demae-can, permitió que una pareja de usuarios pudieran comer gratis durante tres años.

Los usuarios hacían correctamente el pago de los alimentos, pues los domicilios eran aceptados y entregados sin inconvenientes.

A pesar de esto, más adelante se veía reflejado en sus extractos que el pago era cancelado o que les reintegraban el dinero del domicilio y los alimentos; sin embargo, estos no prestaron atención a este hecho.

 

 

Según la compañía, esta inusual situación se empezó a registrar desde que se comenzaron a aceptar pagos a través de algunas compañías de teléfono en Japón, por lo tanto, se cree que el fallo en el sistema tuvo que registrarse entre los años 2018 y 2021.

Tras descubrir el error, la empresa reveló su intención de cobrar a los usuarios el dinero del pago correspondiente a todos los pedidos que se efectuaron y fueron entregados durante el tiempo que se presentó la falla en el sistema de recaudo.