Una elefante embarazada murió después de haber consumido una fruta, probablemente una piña, llena de petardos en el sur de India.

El animal se había aventurado el 27 de mayo a un pueblo cerca del Parque Nacional de Silent Valley en el estado de Kerala cuando comió la fruta manipulada.

«La piña llena de petardos explotó en su boca, causándole graves heridas», dijo a la AFP Surendra Kumar, alto responsable de la protección de la fauna de Kerala.

Los aldeanos de la zona utilizan a menudo estos alimentos para proteger sus cultivos de la fauna silvestre. Otros utilizan fuegos artificiales o vallas electrificadas.

El mes pasado ya se había producido un incidente similar, dijo Surendra Kumar a la AFP.

La extensión de la presencia humana en India provoca regularmente incidentes con la fauna silvestre local, que ve su territorio y su entorno recortados poco a poco.

Alrededor de 2.300 personas murieron en ataques de elefantes entre 2014 y 2019, según datos del gobierno. En el mismo período fueron muertos 510 elefantes.

Indignación mundial

Estrellas de cine, deportistas y líderes de la industria se mostraron este jueves consternados en India después de esta muerte.

«Me aterra oír lo que pasó en Kerala. Tratemos a nuestros animales con amor y pongamos fin a estos actos cobardes», lamentó  Virat Kohli, capitán del equipo indio de críquet.

Muchas celebridades indias denunciaron la suerte del animal y llaman a las autoridades a encontrar al culpable o a los culpables via sus cuentas en las redes sociales.

«¡Lo que le pasó a esa elefanta es tan inhumano como inaceptable!», dijo el actor Akshay Kumar.

Presidente emérito de Tata Sons, casa matriz del gran conglomerado Tata, Ratan Tata se dijo «afligido y sorprendido».

«Estos actos criminales contra animales inocentes no son diferentes de los asesinatos premeditados contra otros seres humanos», afirmó el magnate en su cuenta Twitter.

Las autoridades están investigando las circunstancias exactas de la muerte de la elefanta y el gobierno central prometió «no descuidar ninguna pista» para encontrar a los responsables.

Con información de AFP