En medio de esta cuarentena a los profesores de colegios y universitarios les toca enfrentarse a nuevos desafíos para llevar a cabo con éxito sus clases, entre eso lidiar con las bromas pesadas que también llegaron a las aulas virtuales.

En Bogotá se conoció el caso de un inluenciador, el cual en complicidad con algunos estudiantes entraba deliberadamente a ciertas clases para sabotearlas compartiendo pornografía, memes o videos que nada tenían que ver con la rutina de enseñanza.

Según pudo conocer City Tv, el caso lo denunció una docente al Centro Cibernético de la Policía Nacional, que anunció la apertura de una investigación contra el ‘Influencer’ @mantekoman, el cual cuenta con más de 17.000 seguidores en Instagram.

“A quienes realmente afectó fue a muchos niños, a los que les vulneró sus derechos. En la Ley de Infancia y Adolescencia está estipulado que propagar pornografía es un delito”, expresó con rabia la docente, en el informativo.

De acuerdo con las autoridades consultadas por este noticiero, el influenciador podría ser acusado de ‘acceso abusivo a un sistema informático’ que acarrea penas de 4 a 8 años.

La historia de Mantekoman se conoció por primera vez a finales de abril, en donde varios profesores se unieron para denunciar su cuenta, por lo que al joven le tocó dar la cara y pedir disculpas públicas; aunque para muchos sigue siendo cínico.

“Le falte el respeto a muchos profesores y a muchas instituciones y aunque para muchos fue chistoso, nada de eso estuvo bien. Los profesores tienen un duro trabajo para traernos esas clases virtuales  y por lo tanto también es deber de nosotros respetar este espacio”, dijo el joven.