El hecho se presentó en el balneario Pozo Azul, reconocido lugar turístico de la región, en donde una menor bailaba frente a un grupo de adultos y niños.

Ciro Moreno, concejal del municipio, fue el encargado de denunciar el hecho que califican de degradante en el municipio de Santander ya que en el lugar se encontraban varios menores de edad, incluyendo a la niña que se habría quitado el sostén frente a las personas que la animaban a hacerlo.

La alcaldía del municipio, encargada del lugar que es un espacio público, aseguró que no tiene nada que ver con la realización del evento ya que este fue realizado por un particular que alquiló el espacio para llevar a cabo este polémico festival.

Te recomendamos: El impactante vídeo de la caída del puente de Chirajara

Además, aseguró que se encuentra realizando las debidas investigaciones para que este tipo de espectáculos, en donde se involucran menores de edad de manera injustificada, no se repitan en San Gil.