Catalina Acosta está alejada de los medios y de la farándula colombiana; sin embargo, hace poco volvió a estar en los titulares debido a la batalla que está librando para recuperarse de un procedimiento de extracción de biopolímeros en sus labios.

Acosta es recordada por los colombianos por haber ganado el concurso nacional de la belleza en 1999 cuando representó a Cundinamarca y porque luego incursionó, como muchas otras modelos, en la actuación, en la presentación y hasta en la política.

Hoy la recordarán por el mensaje que quiere dejarles a sus seguidores: No dejarse llevar por la vanidad para caer en manos inescrupulosas y esto porque confesó que hace 20 años se inyectó los labios para que se vieran más carnosos.

Publicidad

Lo hizo sin saber prácticamente nada sobre el tema, pues para el año 1999 cuando se estaba preparando para Miss Universo, había muy poca información sobre los biopolímeros y se dejó llevar por sus consejeros, quienes le dijeron que tenía los labios muy delgados.

El calvario de Catalina empezó, según ha contado en sus redes sociales, cuando se le empezaron a deformar sus labios, después de sus embarazos, pero fue hasta hace un año y medio que notó se le estaban formando unas bolas en los labios inferiores y que dijo que ya necesitaba ir donde un especialista.

«Hasta que hablé con mi dermatóloga y ella me hizo ver que ese cambio de mis labios era reacción por las infiltraciones que me hice hace varios años.  Cómo dice mi esposo ‘¿por qué les gustará a las mujeres volverse feas?’, y de verdad tiene razón. Pero son las bobadas que hacemos de jóvenes, o también por la moda, o por estereotipos de belleza que se van imponiendo. Por favor mujeres no nos hagamos bobadas. Aceptémonos como somos, todas somos bellezas diferentes«, escribió Catalina en su cuenta de Instagram

La exreina de belleza decidió viajar de México a Medellín para someterse al doloroso procedimiento de extracción de esos biopolímeros. En su Instagram, Catalina ha compartido varias fotos y videos, que para muchos pueden ser sensibles, sobre cómo avanza su recuperación.