A pesar de los rumores generados sobre la salud de su hijo, Carolina Cruz demuestra que Salvador lleva una vida como la de cualquier pequeño.

Tras el nacimiento del segundo bebé de la presentadora colombiana y el actor, Lincoln Palomeque, quienes estarían atravesando por una crisis en su relación, se conoció que el menor tenía algunas complicaciones que, para muchos, eran evidentes por el tamaño de su cabeza.

Con el paso de los meses, Carolina Cruz confirmó que Salvador tenía algunos problemas de movilidad y otros problemas.

“A los tres mesecitos, a Salva le empieza a crecer la cabeza más de lo normal. Lo llevamos a su cita médica y el doctor le encontró que su cabecita estaba más grande de lo normal (…) A él le miden el perímetro cefálico y se dan cuenta que está más grande de lo normal. Eso fue el 28 de mayo. Le hacen unos rayos X y se dan cuenta que tiene agüita en su cabeza. No es hidrocefalia, porque la hidrocefalia es cuando el agüita entra en el cerebro, muchas veces generando problemas neurológicos. Lo de Salva, el agüita estaba afuera del cerebro, lo que nunca le ha ocasionado problemas neurológicos, en su desarrollo”, afirmó la presentadora hace unos dos meses.

Sin embargo, tras poner a su hijo en manos de un especialista, este sigue su vida como un niño normal, así como lo ha demostrado Carolina Cruz en sus redes sociales, en donde Salvador se robó las miradas por la manera en la que disfruta de sus alimentos.

Por su parte, Lincoln Palomeque también presume de la relación que existe entre sus hijos, Matías y Salvador, quienes protagonizan varios videos virales en redes.