Ad
Ad
Ad
Ad
Entretenimiento

Bruja: de estigma a símbolo de resistencia y poder femenino

¿En realidad las brujas fueron tan malas como lo pinta la historia?

Ad
Bruja: de estigma a símbolo de resistencia y poder femenino
Foto: Pinterest

Bruja: para algunos un insulto, para otros una mujer fea, malvada, alguien que realiza hechizos; sin embargo, alguna vez se ha preguntado que hay detrás de esta palabra. ‘Bruja’ ha sido durante siglos una etiqueta terrible para las mujeres que desafiaban los roles establecidos por la sociedad patriarcal.

A través de la lente feminista, el término ‘bruja’ se ha revitalizado como un símbolo de empoderamiento y resistencia, representando a aquellas mujeres valientes que desafiaron normas opresivas y lucharon por su autonomía.

Y es que más allá de su asociación con la magia y lo sobrenatural, el concepto de ‘bruja’ encarna la valentía de aquellas que se atrevieron a cuestionar las estructuras de poder y a defender la justicia y la igualdad de género desde tiempos atrás.

Incluso el origen de la palabra ‘witch’, ‘bruja’ en inglés no siempre hizo referencia a algo negativo, es una conjunción entre las palabras wise y woman que significa “mujer sabia”; según la cultura celta eran las encargadas de mantener, proteger y transmitir conocimientos a las próximas generaciones.

Estas mujeres eran respetadas y admiradas en la sociedad, no obstante las religiones modernas lo empezaron a ver como un ‘pecado’.

Brujas: la excusa del patriarcado para acabar con la vida de las mujeres

Entre los siglos XV y XVIII de la Edad Moderna inició la caza de brujas, según datos históricos alrededor de cincuenta mil personas fueron quemadas en la hoguera y muchas más fueron torturadas, la mayoría de ellas mujeres.

En un reporte de National Geographic indicaron que según Pau Castell Granados -profesor de Historia Medieval de la Universidad de Barcelona: “la mayoría de los juicios por brujería eran iniciados por tribunales locales presididos por autoridades seculares, y muchas veces a petición de la propia población; una población que, en un contexto de muertes y epidemias, presionaba a las autoridades para que persiguieran, encontraran y castigaran a los culpables”.

Entre las culpables se encontraban mujeres solteras que se dedicaban a actividades consideradas sospechosas como la preparación de ungüentos, remedios o abortos. Sí, ni siquiera en esa época las mujeres eran autónomas de su propio cuerpo.

Por esto y más la palabra se convirtió en una reivindicación para todas y representa la lucha no solo de las feministas sino de todas aquellas mujeres que han sido cuestionadas o acusadas injustamente en algún momento de su vida.

Temas Relacionados:

Ad
Siguenos en Google News