Es común que al desempeñar tus funciones laborales, sientas estrés o tensión en algunos momentos. No obstante, hay un punto límite y existen varias señales a las que debes prestarles atención. Es más, posiblemente, en algún momento de tu vida has experimentado del síndrome del quemado o también conocido como “síndrome del burnout” y no lo has notado.

¿De qué se trata? Este síndrome hace referencia al desgaste físico y mental que puede llegar a tener una persona por el exceso de trabajo. Eso incluye funciones, horarios y tiempo para el desarrollo de otros ámbitos. “Si la persona llega a la casa y sigue pensando en el trabajo, le responde los mensajes a su jefe a horas no laborales y se lleva los problemas de la oficina a su casa, algo está fallando”, explicó Camila Tibocha, psicóloga organizacional. 

También puedes leer: Estas son las señales que te indican que debes cambiar de trabajo

Si todavía no tienes claro en qué momento puedes sufrir de este síndrome, te dejamos algunas señales de alerta para que lo puedas prevenir a tiempo.

1 Recuerda que tu cuerpo es el reflejo de tus desequilibrios emocionales, así que si son repetitivos, a lo mejor es momento de acudir al médico. Falta de motivación, ansiedad, dolores de cabeza constantes, problemas gastrointestinales e incluso ira, son algunos de los signos de alerta, de acuerdo con Kathleen Hall, experto en estrés y fundador de “The Stress Institute y Mindful Living Network”.                                                                                                                                                                                                                                     

                               

 

 

 

 

 

2  No se te haga raro que no te “rinda” el tiempo con las funciones que debes realizar. Posiblemente sea tanto el agotamiento mental que sientas por la cantidad de tareas que debes desempeñar al tiempo que lo único que logres sea estresarte más. Y si cada día se te dificulta más cumplir con tus deberes laborales es porque hay falta de motivación. ¡Pilas!

3 Consumir con regularidad bebidas energizantes o  café como estimulante para tener un poco de energía en el trabajo, es un signo de alerta que indica que algo no va bien. Sumado a esto, muchas veces la memoria te puede jugar una mala pasada, pues tu cerebro ya no capta la información con la misma fluidez con la que contabas antes.

4 Uno de los síntomas más comunes es sentirse abrumado y ofuscado en el trabajo. Si no encuentras pasión en las labores que desempeñas y tienes una carga laboral alta, terminará por reflejarse en tu cuerpo y tu mente. Si para ti es una “pesadilla” que se acabe el día y anhelas el fin de semana, a lo mejor ya cumpliste un ciclo. ¿No crees?

Te puede interesar: ¡Majestuoso! Una montaña de colores que debes conocer

5 Otro síntoma de que padeces de este síndrome es el cambio repentino de humor. Si pasas de “estar de buenas pulgas” a un estado de apatía con tus compañeros y pares, préstale atención. O si por el contrario no le encuentras nada positivo a lo que haces, es de mayor cuidado.

¿Y la solución?

La psicóloga Mónica Muruga, autora del libro “Preparados, listos, out – Manual para sobrevivir al estrés”, explica algunas claves para combatir esta problemática, dentro de las cuales incluye ponerse metas a corto plazo, buscar un equilibrio entre la vida personal y laboral, buscar actividades que relajen y pedir ayuda si se necesita.

 Canal1.com.co