La Procuraduría sigue con el rastreo de posibles irregularidades en las campañas políticas, a menos de una semana de que se celebren las elecciones regionales.

De acuerdo con la entidad, se ha detectado que 25 funcionarios, entre ellos alcaldes y gobernadores, estarían participando indebidamente en política, para favorecer a un determinado candidato.

De otra parte, el procurador general, Fernando Carrillo señaló que siguen con el rastreo de cédulas, ante un posible trasteo de más de 700 mil votos.

Según el procurador hay 300 municipios en riesgo electoral, por temas relacionados con violencia y fraude.