Publicidad
  • Dólar (TRM)$ 3.832,26
  • Euro$ 4.162,17
  • MSCI COLCAP1.441,68
  • Petróleo (Brent)US$ 83,69
  • Petróleo (WTI)US$ 79,7
  • Café (lb.)US$ 2,06
  • Oro (oz.)US$ 2.430,60
  • UVR$ 370,46
  • DTF E.A. (90d)10,23%
Uno, Dos, Tres

Ñapa | Si la reforma a la salud del Gobierno está agonizando, la laboral parece que está entrando por urgencias

Publicidad

La reforma a la salud no es la única atravesando dificultades.

La reforma laboral podría terminar por el mismo rumbo de dificultades si no se corrigen las formas a tiempo.

Resulta que la ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, invitó a un desayuno a los congresistas de la Comisión VII de la Cámara, la misma donde está la reforma a la salud. Había bufet listo, con viandas para la reunión; todo preparado para atender a 21 parlamentarios de la Comisión.

¿Saben cuántos llegaron? Cinco, solo cinco: cuatro congresistas del Pacto, o sea, del Gobierno, y uno del partido Comunes.

Como solo estaban cinco, el encuentro no se llevó a cabo. Los que no asistieron piensan que el texto presentado no fue realmente concertado y que es una pérdida de tiempo ir a reuniones que son solamente de cortesía; por eso, esperarán a que se radique la ponencia para dar el debate en la comisión. Si la situación es así, igual a la reforma a la salud, la laboral corre el riesgo de hundirse.

¿Quieren saber qué pasó con el desayuno? ¡Se lo comieron!

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News