Ad
Ad
Ad
Ad
El 1 Opina

El manto de dudas que debió evitarse en Cartagena

Tatiana Velásquez Archibold
Cofundadora de La Contratopedia Caribe

Ad

Desde hace una semana, no para la indignación en Cartagena: la Fundación por la Educación Multidimensional (FEM), cofundada por la secretaria del Interior, Ana María González, forma parte de ‘Cartagena construyendo con el agua’, programa del gobierno Distrital y de Países Bajos gestionado por ella desde la Oficina Asesora de Cooperación Internacional, entre 2020 y 2022.

El Consejo Gremial de Bolívar ya pidió la salida de FEM “en aras de proteger” esta iniciativa, clave dentro de un grupo de acciones para que Cartagena mejore su relación con el agua.

La indignación ciudadana y la petición de los gremios tiene asidero, pues aunque los neerlandeses no vieron conflicto alguno con la participación de FEM, los lazos distritales con esa organización se multiplican desde hace meses por cuenta de las órdenes de prestación de servicios —varias de ellas firmadas por la secretaria González— con personas que trabajan o trabajaron en esa entidad.

La historia de ‘Cartagena Construyendo con el agua’ comenzó en 2020, cuando el Huracán Iota dejó inundada el 70% de esta capital.  La entonces directora de la oficina de Cooperación Internacional del Distrito, Ana María González, gestionó su inclusión en ese programa internacional.

Desde entonces, el enlace distrital con el gobierno de William Dau ha sido la Oficina de Cooperación, en manos de González hasta julio de 2022, cuando el alcalde la nombró secretaria del Interior y en su reemplazo llegó Miguel Manga, exmiembro de FEM.

FEM entró al proyecto como integrante del consorcio ‘Las raíces de Cartagena’, del que también forman parte la Universidad de Cartagena y las empresas neerlandesas Witteveen+Bos, Felixx Landscape Architects & Planning, Aqua & Terra y CSC Strategy & Finance.

Ese consorcio participó en una convocatoria pública para seleccionar a dos equipos multidisciplinarios, que deben presentar seis proyectos. Cada equipo recibirá hasta 1.200.000 euros, en tres fases. Para la fase uno dispondrán de 200.000 euros; para la dos, de 300.000 euros, y para la tres, de 700.000 euros adicionales.

La mayor parte de esa bolsa debe costear la elaboración de las propuestas de infraestructura. Usualmente, el pago por honorarios, que incluye a todos los miembros del consorcio, no excede el 20% de los recursos.

El 2 de marzo pasado, cuando se dieron a conocer los dos consorcios seleccionados, una persona que estuvo en el Centro de Convenciones de Cartagena le dijo a La Contratopedia Caribe que ese resultado le generó “rabia” porque sabía que había un conflicto y vendrían muchas críticas.

Y tenía razón.

La participación de FEM terminó dibujando una zona gris y produciendo desconfianza, porque entre los ciudadanos quedó la sensación de que esa entidad —con la que la secretaria González tiene lealtades y experiencias de vieja data— pudo haber ingresado a ‘Las raíces de Cartagena’ gracias a unas ventajas que otras organizaciones sociales de Cartagena no tienen.

*Las opiniones expresadas en las columnas son responsabilidad exclusiva de los autores, y no representan  el punto de vista ni la posición del Canal 1.

Temas Relacionados:

Ad
Siguenos en Google News