Publicidad
Mundo

Cadena perpetua a cinco de los ocho jóvenes implicados en el crimen de Fernando Báez tras salvaje paliza

Publicidad
Cadena perpetua a cinco de los ocho jóvenes implicados en el crimen de Fernando Báez tras salvaje paliza

Un tribunal de Argentina condenó este lunes a prisión perpetua a cinco de los ocho jóvenes acusados de asesinar el 18 de enero de 2020 a Fernando Báez Sosa, de 18 años, a la salida de una discoteca, un caso que conmocionó a la opinión pública en Argentina y en Paraguay, de donde son originarios sus padres.

En la ciudad bonaerense de Dolores (200 kilómetros al sur de la capital argentina), la Justicia dio a conocer la pena de prisión perpetua para Máximo Thomsen, Matías Benicelli, Enzo Comelli, Ciro Pertossi y Luciano Pertossi, solicitada por los fiscales y los abogados de la familia de la víctima en el juicio que comenzó en enero.

Mientras, Blas Cinalli, Ayrton Viollaz y Lucas Pertossi fueron condenados a 15 años de prisión.

Los imputados escucharon de pie el veredicto, que declaró a cinco de ellos coautores penalmente responsables de homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía y a los otros tres partícipes secundarios del homicidio doblemente agravado por concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía.

Tras el veredicto, Thomsen se desvaneció y los jueces ordenaron despejar la sala.

Los condenados son parte de un grupo de amigos de Zárate (provincia de Buenos Aires) que jugaban juntos al rugby y que habían ido de vacaciones a Villa Gesell (380 kilómetros al sur de Buenos Aires) en enero de 2020.

La víctima era Fernando Báez Sosa, residente en Buenos Aires e hijo de dos inmigrantes paraguayos, que fue emboscado al salir de la discoteca Le Brique, a la que también había ido el grupo de amigos, con quienes dentro del local había protagonizado un incidente.

También puedes leer: Los videos más impactantes que se conocen tras el terremoto en Turquía

Los hechos

Los acusados atacaron brutalmente a Báez Sosa con patadas y golpes de puño en todo el cuerpo, pero puntualmente en la cabeza, el abdomen y la mandíbula. También golpearon a algunos de sus amigos cuando estos se acercaron a defenderlo.

El joven falleció producto de un paro cardíaco traumático por shock neurogénico, producido por múltiples traumatismos de cráneo que generaron una hemorragia masiva intracraneana intraparenquimatosa sin fractura ósea.

La muerte del joven generó una ola de repudio generalizado en la opinión pública argentina y el juicio fue seguido de manera exhaustiva por la prensa, con innumerables horas de televisión en vivo y páginas en los diarios con todas las versiones del caso.

Asimismo, la audiencia ha sido seguida con atención en Paraguay, cuyo Congreso se sumó recientemente a los pedidos de justicia por Báez Sosa, por la procedencia de sus padres.

Conozca más: Joven colombiana se accidentó en EE. UU y no le dan esperanza de vida: mamá clama por una visa para verla

Prisión perpetua para ocho jóvenes

Máximo Thomsen, de 23 años, fue el acusado que más le pegó a la víctima.

Los testigos describen que estaba como “enajenado” después de que, en el interior de la discoteca, hizo una seña a modo de amenaza contra Báez Sosa, a quien responsabilizó por su expulsión del boliche (bar) por parte del personal de seguridad.

Las pericias corroboraron que la víctima tenía marcada su zapatilla en el maxilar inferior izquierdo y, a su vez, el calzado tenía sangre de Báez Sosa.

Horas después del crimen fue a comer a una hamburguesería con otro acusado, Lucas Pertossi. Estudiaba Educación Física.

Enzo Comelli, de 22 años, trabajaba en un bar. Fue identificado como uno de los primeros que golpeó a Báez Sosa.

Matías Benicelli, de 23 años, trabajaba en el taller de chapa y pintura de la familia después de haber terminado la secundaria. Las pericias confirmaron que había sangre de Báez Sosa en su camisa.

Ciro Pertossi, de 22 años, hermano de Luciano y primo de Lucas Pertossi, estudiaba Arquitectura. Los videos de la escena del crimen muestran que se lamió los dedos presumiblemente para limpiarse la sangre de Báez Sosa.

Después del ataque, escribió en el grupo de WhatsApp: “Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie”.

Luciano Pertossi, de 21 años, había terminado la secundaria. Una joven declaró en la causa que dijo: “Quedate tranquilo que me lo voy a llevar como trofeo”, mientras golpeaba a la víctima.

Lea también: Capturan a hombres que mataron a una familia latina y a un bebé en California: la masacre fue “deliberada, intencional y horrible

Quince años para otros tres jóvenes

Blas Cinalli, de 22 años, estaba terminando la secundaria. En un hisopado a una uña de la víctima se encontró su perfil genético.

Ayrton Viollaz, de 23 años, técnico electromecánico, fue identificado por los testigos como quien impedía que los amigos de la víctima se acercaran a ayudarlo.

Lucas Pertossi, de 23 años, es técnico en Seguridad e Higiene. Filmó la secuencia del crimen mientras se reía y pedía que nadie defendiera a la víctima.

Después, se acercó hasta el lugar donde sucedió todo y mandó el mensaje por WhatsApp en el que avisa que el chico “caducó” y, posteriormente, fue a la hamburguesería con Thomsen.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News