Según Liss Pereira, en «Venga le Cuento», se debe bautizar a los niños con un nombre ‘feo’ y que sea difícil de pronunciar, con el fin de que se convierta en una persona exitosa cuando crezca. ¿Crees que realmente funcione esta fórmula?