Los principales afectados con la crisis de Medimás son los niños con algún tipo de cáncer y lo peor es que cuando se deciden ir a los ámbitos legales, cuando responden ya puede ser demasiado tarde.

Por otro lado en Bogotá se cerró la clínica Santa Bibiana y en Medellín se cerraron otros dos centros médicos.