Al menos 2.100 policías y militares que se acogieron a la Justicia Especial para la Paz, algunos presos y otros ya en libertad, están en incertidumbre jurídica.

Al conocerse el artículo que incluyó el Centro Democrático, los uniformados procesados no saben si es mejor continuar en la JEP o esperar a la nueva sala.