El despecho no es algo netamente emocional, de hecho el cerebro lo toma como un dolor físico que puede variar de intensidad dependiendo de qué tan aferrado estaba la persona a su pareja, así que científicamente se puede hablar del desamor como una enfermedad.