Durante cuatro años un soldado enfermo de leucemia y que estaba preso en un centro de reclusión militar, pidió que le concedieran casa por carcel por su condición de salud. Luego de tanto esperar quedo en libertad pero dos meses después falleció.