Las reclusas de esta cárcel en Cartagena trabajan en un restaurante para demostrar que pueden reincorporarse a la sociedad con una experiencia laboral. Además, porque les sirve para aprender de otras áreas de trabajo y darles una nueva oportunidad.