El cantante de música popular ahora tiene un nuevo estilo de vida y todo gracias a la influencia de su hijo, Andy Rivera. Se trata de llevar una vida más saludable y lograr un cuerpo marcado, así que aceptó el reto de “rayarse” en menos de tres meses.