Un nuevo Guiness Record se rompió en  la localidad brasileña de Hortolandia, en el estado de San Pablo cuando 245 saltadores o ‘jumpers’ se arrojaron al vacío de un puente  de unos 28 metros de altura. Para la hazaña en total necesitaron más de 30 kilómetros de cuerda y unos 1000 arneses.