El aumento del pie de fuerza, nuevas cámaras de seguridad y la implementación del código de policía han hecho que las muertes violentas sean cada vez menos en la capital del país. La meta para el fin de año es ambiciosa.