La fe de Falcao García y la disciplina con las terapias sirvieron para que después de una larga etapa en la que ya nadie creía con él, se recuperara y marcara nuevamente goles.  Después de ese fatídico 2014, hoy el tigre vuelve a rugir y así lo demostró en el partido con la selección brasileña.