La prueba más grande que ha puesto Dios a un ser humano así define el terrible momento que vivió la cantante cuando tuvo que despedirse para siempre de su pequeño hijo. Un hecho que marcó para siempre su vida y que la alejaron por tres años de los escenarios.